El árbol del olivo es sin duda de los más emblemáticos y venerados que se encuentran en la naturaleza, y es que se ha convertido en protagonista de numerosas historias y leyendas desde los albores de la civilización. Sin embargo, hoy en día muchas personas no conocen todo sobre las particularidades que encontramos en sus deliciosos frutos.

Del árbol del olivo obtenemos la materia prima en la elaboración de la dieta mediterránea, el cual es el aceite de oliva. Pero existen diversos usos del árbol de olivo que no se remiten solo al aceite de oliva, sino también a todo lo relacionado con el árbol y que termina haciendo de este fruto uno de los más preciados del mundo.

¡Acompáñanos en el siguiente post y descúbrelo!

¿Qué usos tiene el árbol de olivo?

Son múltiples las formas en las que podemos aprovechar las ventajas del árbol de olivo y así ayudar en la mejora de nuestra salud:

–      Madera fina

La madera del olivo posee exclusividad, siendo de las especies más duras, firmes y compactas que existen en la naturaleza. Se solicita mucho en ebanistería.

–      Connotaciones médicas

Los beneficios médicos que tiene el olivo se consiguen en muchas de sus partes y se utiliza con fines farmacológicos. Por ejemplo: las hojas, la corteza y el aceite.

–      Ricas y beneficiosas tisanas

Estas tisanas que salen de las hojas de olivo son ricas en aceites esenciales y se emplean en la prevención y combate de la hipertensión arterial. También ayudan en la estimulación de la orina y atacan infecciones como la fiebre.

Se ha demostrado incluso que consumir hojas de olivo para tratar la diabetes, problemas de hígado y los cálculos biliares aporta grandes beneficios.

–      Corteza curativa

Al hacer una decocción de la corteza de olivo se puede hacer una limpieza del área afectada por las hemorroides, generando una gran mejora.

–      Múltiples propiedades

Para resumir, el uso de hojas de olivo y la corteza de este maravilloso árbol contiene propiedades vasodilatadoras, diuréticas, hipotensoras, anti-glucémicas, febrífugas, antisépticas, laxantes, hipocolesterolemiantes, espasmolíticas, astringentes y antiarrítmicas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.