Conocemos como fecha de consumo preferente aquella fecha que a partir de ella no se garantiza que un determinado alimento esté manteniendo su calidad propia original y tampoco sus condiciones óptimas, poniendo en riesgo la salud a través de su consumo.

En el caso del AOVE sabemos que no tiene fecha de caducidad, pudiendo ser consumido pasada la fecha de consumo preferente, pero sí es verdad que este va perdiendo propiedades pasando este tiempo.

La fecha indicada en el envase garantiza que su contenido sigue manteniendo intactas sus características hasta la fecha, pasada la cual ya no hay responsabilidad del productor de garantizar que el contenido del AOVE sea realmente virgen extra, pasando su valoración a ser de un aceite simplemente virgen.

Esto se debe a que al AOVE no se le agrega ningún tipo de conservante, siendo 100 % zumo de aceituna natural sin procesamiento químico alguno.

Momento ideal para el consumo de AOVE

No es correcto hablar de un AOVE caducado, sino que este se va deteriorando con el paso del tiempo, lo que hace que sea obligatorio que se indique la fecha de consumo preferente que suele oscilar entre uno y dos años desde la fecha de envasado.

Desde de esa fecha su consumo es adecuado, pero se recomienda su uso mayormente para guisos y frituras más que en crudo, ya que después de la fecha algunos de los aromas y sabores se van perdiendo y pueden aparecer distintos componentes que hagan perder sus verdaderas propiedades.

Por esta razón se debe conservar el aceite protegido de la luz a una temperatura ambiente, que no sea extrema tanto en temperaturas muy bajas o muy elevadas. También se debe mantener fuera de contacto con el aire en envases bien protegidos para que este no se oxide.

Como bien hemos mencionado anteriormente, la fecha de consumo preferente puede llegar a los dos años, lo más recomendable es que sea solo de uno, siendo este el periodo que va de una cosecha a otra.

¿Cómo reconocer un aceite en buenas condiciones?

La forma más fácil de detectar su estado es por su sabor. Si al probarlo notamos un sabor extraño y rancio ya sabemos que hay un síntoma claro de que el aceite ya cumplió su vida útil.

También a través del color detectamos si el aceite está deteriorado. Debemos de tener en cuenta la alteración del olor original, comparándolo con el olor del AOVE cuando lo adquirimos y en el momento actual.

Te recomendamos que si detectas en el aceite alguna o varias de las características que hemos mencionado anteriormente es mejor no darle uso alimenticio.

BuenSalud: lo mejor en AOVE en nuestra web

El mejor AOVE que conseguirás online está en BuenSalud, donde nuestro amplio catálogo te llevará a que hagas la mejor elección desde la comodidad de tu hogar.

¡Échale un vistazo a nuestro catálogo y compruébalo por ti mismo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.